¿Eres nuevo? Regístrate ¿Tienes una cuenta?

Callar lo que sentimos es correr el riesgo de perder lo que amamos, No hay tristeza y amor que Dios ignore, ni lágrimas que El no valore.